Expresivo en su sencillez, el guión, el ritmo, la música, la voz de la Piaf, y su realismo argumental, componen un corto ‘delicia’, como la bollería francesa, para desayunárselo mientras uno se reconcilia con la estupidez y la pasión.

“À quoi ça sert l’amour?”Louis Clichy + Edith Piaf

Si algo evita que este corto de animación de Louis Clichy y Cube se convierta en un viral, será el miedo de todo hombre a mostrarse ‘emotivo’. Y si algo lo puede hacer viral es la misma emotividad no reprimida de las mujeres.

A mi, varón heterosexual, que tres pimientos me importa parecer que soy lo que soy (básicamente emoción) me parece tan excepcional que creo merece la pena enseñarlo, difundirlo y decir que hay que probarlo, verlo, sentirlo, como la bollería francesa, como el mismo Amor, tan así que el guión ni es ni se siente como ciencia ficción, si no como el reflejo personal de cada uno y de todos, de la experiencia vivida, de la experiencia vívida del amor. Como si fuera parte de nuestra propia historia porque todos hemos sido de muchos modos portagonistas de este corto.

Hoy, uno de noviembre, cumple años Lú. 35 años. Ya hace diez años que me besó por primera vez. Y cuatro desde la última vez que la ví. Hoy, uno de noviembre, me ha llegado este vídeo.