El 31 de diciembre de cada año dedico varios minutos al recuento de las bajas. De esa gente que empezó el año siendo parte de tu vida y lo termina dejándolo de ser.